Make your own free website on Tripod.com
Home | Quienes Somos | Nuestra Fe | DOCTRINA | Galeria de Fotos | Para Amigos No Cristianos | Mujeres de Dios | Hombres de Dios | Jovenes | Niños/Kids | Profecias y Noticias | Bajar Informacion | LLamados Al Compañerismo Ministerial | Contactanos | Eventos Especiales
Quien Es Dios?

Quien Es Dios?

Dios Es Espíritu

Jesús proclamó esta verdad en Juan 4:24. La Biblia la

revela consistentemente, desde Génesis 1:2 (“y el

Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”) hasta Apocalipsis 22:17 (“Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven.”). Hebreos 12:9 le llama a Dios el Padre de los espíritus.

¿Qué es un espíritu? El Diccionario Webster (inglés)

incluye en su definición de la palabra lo siguiente: “Un ser sobrenatural, incorpóreo, y racional siendo usualmente invisible a los seres humanos pero poseyendo el poder de hacerse visible a su voluntad . . . un ser que posee una naturaleza incorpórea o inmaterial.”1 La palabra hebrea que se traduce espíritu es ruwach, y puede significar viento, aliento, vida, ira, insustancialidad, región del cielo, o el espíritu de un ser racional. La palabra griegatraducida como espíritu, pneuma, puede significar unacorriente de aire, aliento, un soplo repentino, brisa, espíritu, alma, principio vital, disposición, ángel, demonio, o Dios.2 Las tres definiciones enfatizan que un espíritu no tiene carne y huesos (Lucas 24:39). Del mismo modo, Jesús indicó que el Espíritu de Dios no tiene carne y sangre (Mateo 16:17). Entonces, cuando la Biblia dice que Dios es Espíritu, quiere decir que El no puede ser visto ni tocado físicamente por los seres humanos. Como un Espíritu, El es un Ser inteligente y sobrenatural que no tiene un cuerpo físico.

 

La Naturaleza De Dios

 

Dios Es Invisible

Ya que Dios es un Espíritu, El is invisible, a menos

que El escoga manifestarse al hombre en alguna forma

visible. Dios le dijo a Moisés, “No podrás ver mi rostro;

porque no me verá hombre, y vivirá” (Exodo 33:20). “A Dios nadie le vio jamás” (Juan 1:18; I Juan 4:12). No tan solo ningún hombre ha visto a Dios jamás, sino que ningún hombre puede ver a Dios (I Timoteo 6:16). Varias veces la Biblia le describe a Dios como siendo invisible (Colosenses 1:15; I Timoteo 1:17; Hebreos 11:27). Aunque el hombre puede ver a Dios cuando El aparece en varias formas, ningún hombre puede ver directamente el Espíritu invisible de Dios.

 

Dios Es Omnipresente

(Presente En Todo Lugar)

Porque Dios es un Espíritu, El puede estar en todo

lugar al mismo tiempo. El es el único Espíritu que es verdaderamente omnipresente; pues todos los otros seres espirituales como los demonios, los ángeles, y Satanás mismo pueden ser confinados a ciertas localidades (Marcos 5:10; Judas 6; Apocalipsis 20:1-3). Aunque Dios es omnipresente, no podemos igualarle

a la naturaleza, sustancia, o las fuerzas del mundo (que

sería panteísmo), porque El tiene individualidad, personalidad, e inteligencia. Salomón reconoció la omnipresencia de Dios cuando oró en la dedicación del Templo, diciendo, “He aquí que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener” (I Reyes 8:27; véase II Crónicas 2:6; 6:18). Dios declaró Su omnipresencia diciendo, “El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies” (Isaías 66:1; véase también Hechos 7:49). Pablo predicó que el Señor “no está lejos de cada uno de nosotros. Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos” (Hechos 17:27-28). Tal vez la más hermosa descripción de la omnipresencia de Dios se halla en Salmo 139:7-13: “¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a

dónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí

estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremo del mar, Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra. Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; Aun la noche resplandecerá alrededor de mí. Aun las tinieblas no encubren de ti, Y la noche resplandece como el día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz. Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.”

Si Dios es omnipresente, ¿por qué le describe la Biblia

como estando en el cielo? He aquí varias razones. (1) Esto enseña que Dios es trascendente. En otras palabras, El sobrepasa el entendimiento humano y no se halla limitado a esta tierra. (2) Se refiere al centro del razonamiento y la actividad de Dios, Su cuartel general—por decirlo así. (3) Se refiere a la presencia inmediata de Dios; eso es, la plenitud de la gloria y el poder de Dios, a la cual ningún hombre mortal puede mirar y vivir (Exodo 33:20). (4) Puede referirse también a la manifestación visible de Dios a los ángeles en el cielo. No puede significar que Dios es falto de omnipresencia, ni es limitado a un sólo lugar, ni limitado a un cuerpo. De igual modo, cuando la Biblia dice que Dios vino a la tierra o se apareció a un hombre, no niega Su omnipresencia. Meramente significa que el enfoque de Su actividad se ha mudado a la tierra, por lo menos en cuanto a un cierto individuo o una cierta situación. Cuando Dios viene a la tierra, el cielo no está vacío. El puede actuar simultáneamente en el cielo y en la tierra, o en varias localidades en la tierra. Es muy importante que reconozcamos la magnitud de la omnipresencia de Dios y que no la limitemos por nuestra experiencia humana.

 

¿Tiene Dios Un Cuerpo?

Ya que Dios es un Espíritu invisible y es omnipresente,

El ciertamente no tiene un cuerpo como nosotros lo conocemos. El sí tomó varias formas y manifestaciones

temporales a través del Antiguo Testamento para que el hombre le pudiera ver. (Véase la sección sobre teofanías más allá en este capítulo.) Sin embargo, la

Biblia no registra ninguna manifestación corporal permanente de Dios hasta que nació Jesucristo. Por supuesto Dios, en Cristo, tuvo un cuerpo humano y ahora tiene un cuerpo humano glorificado e inmortal.

Fuera de las manifestaciones temporales de Dios y

fuera de la revelación neotestamentaria de Dios en Cristo, creemos que las referencias escriturales a los ojos, las manos, los brazos, los pies, el corazón, y otras partes del cuerpo de Dios son ejemplos de lenguaje figurativo o antropomorfismos (interpretaciones de lo no-humano en términos de lo humano para que el hombre pueda comprender). En otras palabras, la Biblia le describe al Dios infinito en términos humanos y finitos para que podamos comprenderle mejor. Por ejemplo, el corazón de Dios denota Su intelecto y Sus emociones, no un órgano que bombéa sangre (Génesis 6:6; 8:21). Cuando Dios dijo que el cielo era Su trono y la tierra estrado de Sus pies, El describía Su omnipresencia, no unos pies literales recostados en la esfera (Isaías 66:1). Cuando Dios dijo que Su mano derecha midió los cielos con la palma, El describía Su gran poder y no una mano grande extendiéndose por la atmósfera (Isaías 48:13). “Los ojos de Jehová están en todo lugar” no significa que Dios tiene ojos físicos en toda localidad, sino que indica Su omnipresencia y omnisciencia (Proverbios 15:3). Cuando Jesús echó fuera demonios por el dedo de Dios, El no arrastró del cielo un dedo gigantezco, sino que ejercitó el poder de Dios (Lucas 11:20). El soplo del aliento de Dios no consistía en partículos literales emitidos por gigantezcas narices celestiales, sino el fuerte viento oriental enviado de Dios para abrir el Mar Rojo (Exodo 15:8; 14:21). El hecho es que interpretacion literal de todas las visiones y descripciones físicas de Dios nos conduciría a la creencia que Dios tiene alas (Salmos 91:4). En breve, creemos que Dios como Espíritu no tiene un cuerpo a menos que El escoja manifestarse en forma corporal, como lo hizo en la persona de Jesucristo. (Véase el Capítulo IV.)

Algunos dicen que en el Antiguo Testamento Dios

tenía un cuerpo espiritual que era visible a otros seres

espirituales como los ángeles. Ellos proponen esta

hipótesis porque los espíritus humanos parecen tener

una forma reconocible que es visible a otros espíritus

(Lucas 16:22-31) y porque algunos pasajes indican que

los ángeles y Satanás podían ver una manifestación visible de Dios en el Antiguo Testamento (I Reyes 22:19-22; Job 1:6). Sin embargo, Dios no necesitaba un cuerpo espiritual para hacer esto porque El podría haberse manifestado en varios tiempos a otros espíritus tal como lo hizo al hombre. Un versículo clave de la Escritura implica que, por lo ordinario, Dios no es visible aun a seres espirituales si El no escoge manifestarse en alguna manera: “Dios fue manifestado en carne . . . visto de los ángeles” (I Timoteo 3:16). Por lo mínimo, si Dios tenía algún tipo de cuerpo espiritual El ciertamente no se hallaba confinado a él como otros seres espirituales son confinados a sus cuerpos; pues entonces El no sería verdaderamente

omnipresente. Por ejemplo, la omnipresencia de

Dios significa que El podría haberse aparecido a los

hombres en la tierra y a los ángeles en el cielo

simultáneamente. También, tenemos que darnos cuenta

de que en los tiempos neotestamentarios Dios ha escogido revelarse plenamente mediante Jesucristo (Colosenses 2:9). No hay posibilidad de separar a Dios y a Jesús, y no hay un Dios visible fuera de Jesús.

 

Dios es Omnisciente

(Todo Lo Sabe)

El Salmo 139:1-6 nos enseña que Dios conoce todo,

incluso nuestros movimientos, pensamientos, caminos,

maneras, y palabras. Job confesó, “Yo conozco que todo

lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de

ti” (Job 42:2). Dios tiene conocimiento completo de todo, incluyendo el conocimiento del futuro (Hechos 2:23). Así como la omnipresencia, la omnisciencia es un atributo que pertenece solamente a Dios. El es el “único y sabio Dios” (I Timoteo 1:17). La Biblia no identifica a ningún otro ser quien es capaz de leer todos los pensamientos del hombre, predecir el futuro con certeza, o conocer todo lo que hay de conocer.

 

Dios es Omnipotente

(Todopoderoso)

Dios se identifica como el Todopoderoso muchas

veces a traves de la Biblia (Génesis 17:1; 35:11, etc.). El tiene todo el poder que existe, y ningún ser puede ejercer cualquier poder a menos que Dios lo permita (Romanos 13:1). Nuevamento, solo Dios es omnipotente, pues solamente ún ser puede tener todo poder. Primera de Timoteo 6:15 le describe a Dios como “el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores,” Los santos de Dios en el cielo proclamarán: “¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina!” (Apocalipsis 19:6). Dios describe hermosamente Su gran omnipotencia en Job, capítulos 38 al 41.

 

Dios es Eterno

Dios es eterno, inmortal, y perdura para siempre

(Deuteronomio 33:27; Isaías 9:6; I Timoteo 1:17). El es el primero y el último (Isaías 44:6). El no tuvo principio ni tendrá fin; otros seres espirituales, incluso el hombre, son inmortales en cuanto al futuro, pero sólo Dios es eterno en el pasado y el futuro.

 

Dios es Inmutable

(No Cambia)

El carácter y los atributos de Dios nunca cambian:

“Porque yo Jehová no cambio” (Malaquías 3:6). Es cierto que Dios a veces se arrepiente (cambia Su curso de acción en relación al hombre), pero esto es solamente porque el hombre cambia sus acciones. La naturaleza de Dios permanece igual; solamente Su futuro curso de acción cambia para responder a los cambios del hombre. Por ejemplo, el arrepentimiento de Nínive causó que Dios cambiara Sus planes para destruir aquella ciudad (Jonás 3:10). Además, a veces la Biblia dice que Dios se arrepiente en un sentido de entristecerse o de sentir pena en vez de el sentido de cambiarse de decisión (Génesis 6:6).

 

Dios Posee Individualidad, Personalidad,

y Racionalidad

Dios es un ser inteligente con una voluntad (Romanos

9:19) y habilidad de razonar (Isaías 1:18). El posee una mente inteligente (Romanos 11:33-34). El hecho de que el hombre es un ser emocional indica que Dios tiene emociones, pues Dios creó al hombre a Su imágen (Génesis 1:27). La naturaleza emocional esencial de Dios es amor, pero El posee muchas emociones como el deleite, piedad o compasión, odio al pecado y celo por la justicia (Salmo 18:19; Salmo 103:13; Proverbios 6:16; Exodo 20:5). El es tardo en airarse, pero sí puede ser provocado a la ira (Salmo 103:8; Deuteronomio 4:25). Dios puede ser contristado (Génesis 6:6) y bendecido (Salmo 103:1). Por supuesto, Sus emociones trascienden nuestras emociones, pero solamente podemos describirle a El usando términos que describen emociones humanas. (Para comprobación

adicional de que Dios es un ser individual con personalidad y racionalidad, véanse las discusiones en

este capítulo acerca de la omnisciencia de Dios y Sus

atributos morales.)

 

Los Atributos Morales de Dios

“Dios es amor” (I Juan 4:8, 16). El amor es la esencia

de Dios; es Su misma naturaleza. Dios tiene muchas otras cualidades y atributos, muchos de los cuales provienen de Su amor.

 

La Naturaleza Moral de Dios

1. amor (I Juan 4:8)

2. luz (I Juan 1:5)

3. santidad (I Pedro 1:16)

4. misericordia (Salmo 103:8)

5. benignidad (Salmo 18:35)

6. rectitud (Salmo 129:4)

7. bondad (Romanos 2:4)

8. perfección (Mateo 5:48)

9. justicia (Isaías 45:21)

10. fidelidad (I Corintios 10:13)

11. verdad (Juan 17:17)

12. gracia (Salmo 103:8)

 

Estos atributos morales de Dios no son contradictorios,

sino que obran en armonía. Por ejemplo, la santidad

de Dios obligó una separación inmediata entre Dios y el

hombre cuando el hombre pecó. Después, la rectitud y la justicia de Dios demandaban la muerte como la pena del pecado, pero el amor y la misericordia de Dios buscaban el perdón. Dios pudo satisfacer a la justicia y a la misericordia mediante la muerte de Cristo en el Calvario y el plan de salvación que resultó de ella.

Nos gozamos de los beneficios de la misericordia de

Dios cuando aceptamos la obra propiciatoria de Cristo y

la aplicamos a nuestras vidas mediante la fe. Cuando

aceptamos y obedecemos por la fe el plan de salvación de Dios, Dios nos atribuye la justicia de Cristo (Romanos 3:21-5:21). Entonces, Dios puede perdonarnos justamente (I Juan 1:9) y nos puede restaurar a la comunión con El sin violar Su santidad.

La muerte del Cristo inocente y sin pecado y la

imputación a nosotros de la justicia de Cristo satisfacen la justicia y la santidad de Dios. Sin embargo, si rechazamos la propiciación de Cristo, solamente nos queda el enfrentarnos sólos al juicio de Dios. En este caso Su santidad demanda separación del hombre pecaminoso y su justicia demanda la muerte para el hombre pecaminoso. Entonces la justicia y la misericordia son aspectos complementarios y no contradictorios de la naturaleza de Dios, como lo son la santidad y el amor. Si aceptamos el amor y la misericordia de Dios El nos ayudará a satisfacer Su justicia y santidad. Si rechazamos el amor y la misericordia de Dios tendremos que enfrentarnos sólos a Su justicia y santidad (Romanos 11:22). Por supuesto, la lista mencionada arriba no agota las

cualidades de Dios. Dios es trascendente y ningún

humano le puede comprender plenamente. “Porque mis

pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.” (Isaías 55:8-9). “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?” (Romanos 11:33-34).

 

Enter supporting content here